fbpx

Comunidad EBA en CASA FOA 17/Dic

Wonder Project: La habitación de un niño extraordinario. 

Regina del Carril y Sandra Teisaire diseñaron en conjunto esta propuesta que busca visibilizar la necesidad de diseño especializado para personas con capacidades especiales. Ambas se conocieron en 2018 cursando la Carrera de Diseño y Decoración de Interiores en Espacio Buenos Aires, dictada por Fabiana Ocana. A partir de ahí sus caminos empezaron a entrecruzarse. El interés en el arte fue disparador para diseñar.


Regina tiene estudios en psicología y antes de hacer la carrera en interiores, ya tenía su negocio de Deco. En 2020 a partir del confinamiento, se dio cuenta que su hijo Iñaki de 17 años, con parálisis cerebral, necesitaba una habitación apta para sus condiciones. ¿Cuál es mi propósito como profesional? Esta es la pregunta que quedó resonando en ella y fue la semilla que se transformó en Wonder Proyect. El entrecruzamiento entre sus grandes amores: sus hijos y el arte, la psicología y el diseño. 

Sandra, por su parte, es artista plástica y fotógrafa. Hoy trabaja la comunicación de “Regina Del Carril deco y arte” y es con quien Regina co-diseñó y creó este espacio, pensado en este caso para Valentín de 12 años también con parálisis. La propuesta está inspirada en la obra literaria El principito, de Antoine de Saint-Exupéry. Según las diseñadoras “El arte es fundamental. Estimula a nuestro niño y, además, genera un entorno más agradable. El arte cura”

El proyectó recibió diferentes premios. Regina destaca que es la primera vez que Casa FOA da lugar a una propuesta con estas características. Para ella el diseño es una herramienta para que las personas vivan mejor, en ambientes confortables y donde se sientan cómodos, pensados desde la practicidad. Con la pandemia y la cuarentena, los dormitorios de los chicos y las chicas con algún tipo de necesidad diferente pasaron a a ser una especie de hospital de día, por lo cual “diseñar una experiencia que estimule sus sentidos y donde cada detalle está especialmente pensado para sus condiciones, desde la accesibilidad y movilidad, los ayuda a sentirse más a gusto y ocuparse de lo que más les divierte: jugar.”

Diseñar una experiencia de estimule sus sentidos y dónde cada detalle está especialmente pensado a sus condiciones, accesibilidad y movilidad, los ayuda a sentirse más a gusto y ocuparse de lo que más les divierte: jugar.

¡Felicitaciones por esta propuesta tan creativa! #ComunidadEBA

Un niño extraordinario; un diseño extraordinario.

El espacio otorgado para exponer cuenta con 50 mts2 y sus colores principales son variantes de celeste y blanco. “El azul, es un color que transmite seguridad pero el celeste transmite más calma al no ser tan estridente como el azul puro. Las luces son amarillas porque en general los con parálisis cerebral u otras características son fotosensibles, por lo cual la luz blanca no es conveniente. Las puertas de todos los muebles son corredizas ya que no se abrirían totalmente hacia afuera por chocarse con la silla de ruedas (la idea es que los chicos tengan autonomía en la medida que puedan, y que la accesibilidad es fundamental para ello). La mesa del escritorio no tiene ningún mueble debajo y la altura contempla el tamaño de la silla también. Los chicos a medida que crecen, van cambiando, y en estos casos puede que cambien mucho más dependiendo del grado de complejidad de su situación”. El objetivo final es que este espacio sea una motivación a la vez que una inspiración para resolver este gran desafío. Que muchas familias y más diseñadores, colegas de Regina y Sandra, puedan expandir su horizonte de posibilidades a la hora de resolver el diseño y decoración de interiores, de chicos o personas con cualquier tipo de necesidad diferente.